El pequeño gran Coliseo de Uruguay

Todas las mañanas pasaba y te veía allí, inmóvil, mudo pero colosal. Llevabas dentro de tus paredes un mundo de historias y anécdotas. Exposición Nacional de ProducciónMuchas generaciones lograron visitarte y los impactaste con tu presencia. Ya hace más de un mes que no formas parte del paisaje del barrio y un vacío tan hondo quedó entre los veteranos de Villa Española que me parece oportuno hacerte este humilde homenaje.

Abriste por primera vez tus puertas un 19 de enero de 1956 para la primera Exposición Nacional de Producción; exposición que fue organizada y realizada por el Dr. Héctor A. Grauert; por quien en su honor más adelante te bautizarían Estadio Dr. Héctor A. Grauert.
Tu construcción estuvo dirigida por el Arq. Lucas Ríos Demaldé, por el Ing. Alberto Sydney Miller y por el constructor Leonel Viera. Once años después de tu inauguración, tuviste una gran remodelación en la cual te hicieron las tribunas, los vestuarios y las cabinas para la prensa; y con todo a nuevo te diste el lujo de realizar el V Mundial de Basquet, en junio de 1967.

 

Foto de: Mónica Olivera

Foto de: Mónica Olivera

En tu instalación no solo albergaste actividades deportivas como básquet, hockey, boxeo, fútbol de sala y patinaje sobre hielo, entre otros; también hubo espectáculos musicales como los conciertos de Van Halen (1983), UB40 (1989), Bob Dylan (1991) o Eric Clapton (2001); aunque tu acústica nunca fue muy buena.
Además, entre tus cimientos hay recuerdos de presos políticos que estuvieron encerrados durante la dictadura cívico militar que sufrió nuestro país.

Le diste techo y abrigo a evacuados de todo nuestro territorio en épocas de inundaciones y un lugar donde pasar la noche en esos días fríos de invierno a muchos indigentes.

Algunos de tus galpones permitieron que Canal 10 comenzara en diciembre de 1956 sus primeras transmisiones de televisión. Muchos niños de las escuelas de la zona te usaban para actividades recreativas o de educación física; recuerdo entrar y ver a mis compañeros jugando a las escondidas entre tus tribunas. El eco que hacían nuestras voces nos provocaba gritar alto, tan alto hasta que nos respondieras.

 

Ya más grande, cuando hacía gimnasia con un grupo de vecinas del barrio, me acuerdo de que te arreglaron el piso flotante lustrado para el campeonato de Basquetbol Uruguayo. Nos acostábamos en el medio de la cancha para hacer abdominales y se veía ese techo inmenso, iluminado por el tragaluz circular que tenías en el centro y vestido con una tela blanca que servía de toldo.

 

En octubre del 2010 un dudoso incendio provoco que tu techo se derrumbara, comenzando así la cuenta regresiva para tu demolición. El pasado mayo, en tan solo 18 segundos, el país vio y sintió como parte de su historia se desplomaba.
Hoy solo quedan escombros y esperanzas de que el nuevo emprendimiento que ocupará tu lugar le dé alegrías y nuevos recuerdos al barrio. ¡Hasta siempre Cilindro, corazón de Villa Española!

Foto de: Mónica Olivera

Foto de: Mónica Olivera

4 Comments
  1. estube presente el nefasto dia que lo demolieron y en verdad llore y no me averguenza decirlo y hasta el dia de hoy no entiendo el porque de los aplauso de mucha gente que ahi estaba cuando a mi se me partia el corazon por el dolor y la tristeza de ver como se venia abajo nuestro querido cilindro

    • Gracias Mirta por tu comentario, la verdad que una tristeza. Por motivos laborales no pude estar presente en el momento de la demolición pero lo vi por televisión y sentí como parte de mi infancia se derrumbaba junto con el Cilindro.

    • Yo tambien llore tengo 14 años y ahi fue cuando conoci a mi papa por primera vez la verdad una pena lo miro por video y siento que mis mejores momentos se fueron en ese pedazo de escombro. Y mis malos momentos tambien… FUERZAS
      Yo: José Diaz

      • Muchas gracias por tu comentario, José. Es fuerte pasar todos los días por allí y ver como se modifico el paisaje del barrio, pero hay que pensar que nos quedan los lindos recuerdos y las experiencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *